Lenguajes universales

Allá por1880, aun señor polaco se le ocurrió la idea de crear una nueva lengua con la esperanza de que se convirtiera en lengua universal. Como resultado, este señor llamado Lázaro Zamenhof, de origen judío, creó el esperanto en 1887, tras una década de estudios y arduo trabajo.

Su intención no era otra que crear un idioma fácil de aprender para ayudar a la comprensión entre los pueblos y que sirviera como un segundo idioma internacional, sin reemplazar a la lengua materna. Sin embargo, el esperanto nunca ha sido aceptado por las Naciones Unidas ni por ninguna otra organización internacional. Este bonito proyecto parece que no acaba de prosperar pese a las buenas intenciones de eruditos y estudiosos de todo el mundo.

Pese a no ser una lengua construida, se podría decir que el inglés es el “nuevo esperanto”. No como proyecto, sino como una realidad que, ya sea por razones históricas y económicas etc., paulatinamente se ha ido imponiendo así como el que no quiere la cosa. El inglés es la lengua con más proyección en la que nos podemos entender todos.

No podemos negar esta evidencia: los videojuegos están en inglés, las películas en Europa fuera de España rara vez están dobladas (se ven con subtítulos pero en versión original), páginas de Internet de entretenimiento como 9gag reúnen a una gran comunidad de adolescentes y jóvenes de todo el mundo donde el idioma que se maneja es el inglés. Cuatro de cada cinco empresas españolas exigen un nivel alto de inglés para entrar en su plantilla.

Los españoles a esto hemos llegado un poco tarde, pero nos estamos adaptando poco a poco. Las empresas, ante esta nueva realidad, contratan profesores para impartir clases de inglés a empleados y directivos. Cada vez más niños aprenden inglés desde muy pequeños. Saber inglés nos abre puertas. Y es que hay que renovarse, aprender cosas nuevas, ser creativos… para diferenciarnos y demostrar lo que valemos.

Esta entrada fue publicada en Alumnos, Artículos de interés y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.