Jis jer is veri nais… ¡Habla bien por favor!

Los españoles tenemos un sentido del ridículo muy marcado a la hora de hablar un inglés “en condiciones”. Incluso podemos ser crueles en mente con compañeros que se esfuerzan por pronunciar bien. Sin embargo somos muy contradictorios, porque del mismo modo, admiramos a un compatriota nuestro que maneja este idioma a la perfección y casi sin acento.

No es difícil aprender a tener una buena pronunciación, y nos servirá para mucho: causar una buena impresión en charlas, conferencias o presentaciones, así como hacernos entender mucho mejor con nativos o personas de otros países.

¿Cómo mejorar nuestra pronunciación?

  • Imitar los acentos es muy útil y divertido. Tenemos que tomárnoslo como un juego. Ponte tus canciones favoritas y con las letras en pantalla intenta imitar la pronunciación del cantante. No tienes que ser Pavarotti, así que no te preocupes por la voz. Lo mismo con pequeñas frases que vayas oyendo en la radio, o con tus programas favoritos.
  • Lee los textos que encuentres en los libros en voz alta, así como los ejercicios. No tienes por qué gritar, pero no los leas “de mente”. Así tu garganta, tu lengua y tu diafragma (que forman parte del aparato fonador, encargado de producir sonidos), se irán acostumbrando a esos nuevos fonemas que nunca usamos. Hay muchas técnicas para aprender a pronunciar distintos sonidos. No dudes en preguntar a tu profesor (para eso estamos) o buscar recursos en la red.

Un ejemplo que seguro que te suena: Cuántas veces habrás escuchado, o tú mismo dices “jis  jer is very nice” (his hair is very nice) . ¡Esa /j/ no pinta nada!, y causa mala impresión en el oído de quien te escucha y está tratando entenderte. Para practicar esa /h/ aspirada, una técnica que hago con mis estudiantes es hacerles que se pongan las manos cerca de la boca como si se fueran a dar calor con el aliento cuando hace frío, o que empañen un cristal con la respiración. Es el mismo sonido que hace Santa Claus con su risa “hou, hou hou”… (evidentemente este señor no dice “jou, jou, jou”). Ese es el esfuerzo que hay que hacer. La garganta ahí no hace nada, es el aire que viene del diafragma el que tenemos que usar. Ahora intenta decir “he”. El objetivo es que no uses la garganta para nada. Practica con otras palabras con “h” aspirada como hair, his, house, hospital, hotel, heart, head, hamburger… y nota cómo te vas acostumbrando a esta nueva manera de pronunciar. Poco a poco lo irás incorporando a tus lecturas y a tu habla en clases o en casa. La cuestión está en tomar conciencia y practicar un poquito.

  • Pierde desde YA el sentido del ridículo. Hablar bien un idioma está bien, no basta con hacernos entender. Tómatelo como algo divertido, como si fueras un actor. Si te bloqueas o te pones nervioso, usa las manos, o muévete. Si tienes el cuerpo tenso, te garantizo que los sonidos no saldrán naturales, no le darás la entonación adecuada, sonarás como un robot y no comunicarás nada. Así que, esfuérzate por pronunciar bien, olvídate de lo que los demás piensan, concéntrate en tu objetivo, diviértete, ríete de ti mismo, disfruta con el proceso… e imita, imita, imita a los nativos!. ¡Y lee en voz alta!.

Si sigues estos consejos te aseguro que te relajarás. Aprenderás más rápido, y disfrutarás muchísimo más con el aprendizaje. Poco a poco iremos colocando más técnicas de pronunciación si os interesa el tema.  Mientras, enjoy learning!

Por María José Cordero Raffo

Esta entrada fue publicada en Alumnos, Artículos de interés, Mejorando tus habilidades y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.