Cómo hacer un buen writing: mejorar el contenido

ideas

Seguramente la mayoría pensaréis que es más fácil COMUNICAR una idea hablando que escribiendo.  De hecho, ¿no os habéis quedado alguna vez paralizados delante del papel sin saber por dónde empezar a escribir?

Supongamos que tenemos que contar oralmente una misma historia a distintas personas una y otra vez: finalmente conseguiríamos explicar dicha historia mejor, de una forma más concisa y mejor organizada de lo que lo hacíamos las primeras veces. Esto es simplemente porque a medida que repetíamos la historia hemos ido organizando y perfeccionando las ideas, hasta conseguir adaptarlas para lograr nuestra intención de comunicación. Sin embargo, cuando hablamos con un grupo de personas  no solemos tener dicha  oportunidad de repetir lo mismo una y otra vez hasta conseguir lo deseado.

Al igual que cuando hablamos, cuando escribimos también estamos comunicando ideas. Pero esta vez con la ventaja de haberlo podido repetir tantas veces como deseemos. Así que ¿por qué no empezar escribiendo todo lo que se nos pasa por nuestra mente? Después solo habrá que repetirlo organizando todas las ideas, dejando lo realmente importante y desechando aquello que no nos sirva o no comunique. Desde English Connection te damos una serie de sencillos pasos para que le pierdas el miedo al papel en blanco.

Normalmente se nos pide escribir sobre algo concreto, lo cual ya nos allana bastante el camino porque con esto ya estamos estableciendo el propósito que tiene nuestro escrito.

  •  Una vez el objetivo en mente,  antes de empezar a escribir tendremos que plantearnos todas aquellas preguntas con cuya respuesta estaríamos cubriendo lo que nos pide el escrito.
  • Con esto en mente empezaremos a apuntar todo lo que se nos ocurra (brainstorming) para dar respuesta a dichas preguntas siempre teniendo en cuenta lo que queremos hacer llegar al lector.
  • Una vez hecho esto volveremos a repetir el escrito dejando las ideas relevantes y desecharemos aquellas que dan demasiados rodeos.
  • Entonces es la hora de perfeccionar estas ideas para que llame la atención de nuestro lector desde el minuto uno. Para ello utilizaremos FRASES CLAVE en las que irán encapsuladas nuestras ideas y que serán LA FRASE PRINCIPAL y LAS FRASES SECUNDARIAS.

– La frase PRINCIPAL la ubicaremos siempre en nuestro primer párrafo y será la que establezca el propósito del escrito, es decir, la que sintetice las ideas que usarás para respaldar lo que quieres contar. Por lo tanto tiene que ser una frase específica que deje claros los puntos que se van a tratar en el resto del escrito.

– Las frases SECUNDARIAS las iremos utilizando en el resto de los párrafos. Normalmente usaremos una idea secundaria por cada párrafo y la desarrollaremos. No olvides que si la frase PRINCIPAL respalda lo que contaremos en el resto del writing, la frase SECUNDARIA  respaldará lo que contaremos en el resto del párrafo en el que esté ubicada.

mapa

Cuando ya tengamos todas nuestras ideas plasmadas tendremos que leer el writing entero intentando de una forma objetiva saber si estamos respondiendo a todos los puntos requeridos además de expandirlos apropiadamente. ¡Y recuerda no dar demasiados rodeos!

*Creado por nuestro centro de la Albufera, Madrid.

Esta entrada fue publicada en Alumnos, Mejorando tus habilidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.